domingo, 31 de enero de 2016

Videojuegos y sensibilización social

Hace tiempo que vengo explorando como los videojuegos pueden convertirse en una efectiva herramienta capaz de generar una mayor conciencia social relativa a ciertos temas presentes en la actualidad.
Estos son los llamados videojuegos de impacto social, recopilados por la asociación Games for change, los cuales centran sus esfuerzos en diversos ámbitos sociales, tales como los derechos humanos o los problemas medioambientales entre muchos otros.
Intentan derribar esas barreras presentes entre el mundo físico y el digital, transportándonos a realidades cercanas o lejanas para que formemos parte de ellas y contribuyamos a solventarlas.

Juegos de impacto social en G4C
A parte de ello, existen videojuegos que intentan acercarnos a la realidad de las personas con diversidad funcional. Algunos de los ejemplos que cité hace tiempo en un artículo que escribí para un congreso fueron Try Being Me e Iredia el Secreto de Atram.

Incluso la imagen de algunos videojuegos famosos, puede llegar a usarse de manera positiva como protesta a algo que nos preocupe. Tal es el caso reciente del famoso vídeo de Super Mario Bros en silla de ruedas, creado por el grupo Tachles, para reivindicar una accesibilidad universal en los espacios públicos y privados. Podemos ver a Mario en silla de ruedas, los obstáculos que le impiden avanzar y cómo mejoraría el entorno ya adaptado.



Ese poderío de atracción de la gente, puede transcender hasta el punto de querer convertirnos en pequeños diseñadores de los mismos con ayuda de lenguajes de programación visual (tales como Scratch, Kodu Game Lab, Stencyl, Game maker, etc.), donde imaginar nuestros mundos desde un punto de  vista diferente.

Un ejemplo de lo que hablaba antes, lo podemos ver con Kodu Game Lab, ya que desde hace unos años se venía celebrando la Kodu Kup, un concurso creado por Microsoft, destinado a fomentar la programación a través de esta herramienta para estudiantes de 7 a 14 años.
Lo interesante es que esto ha dado pie a que muchos estudiantes participantes de distintos centros educativos crearan videojuegos ecológicos destinados a concienciar sobre la contaminación de cualquier tipo de nuestro planeta, desde su propia visión, sus propias ideas, soluciones y deseos.
Un de ellos sería "Toxic", un videojuego creado en 2011 por una niña de 10 años, sobre la contaminación del aire, el cual trae consecuencias a las personas que lo respiran. Aquí os dejo un vídeo, muestra del mismo de la propia autora.


En un línea parecida, Microsoft ha impulsado Imagine Cup, una competición de tecnología internacional para estudiantes, en el que se repartirán premios entre los proyectos ganadores.
Los participantes por equipos desarrollarán un proyecto tecnológico dentro de alguna de las competiciones según nivel de dificultad: Games (avanzado), Innovation (avanzado), World Citizenship (avanzado), Hello Cloud (intermedio) y Earth (principiante).
De todas estas nos interesa destacar las siguientes:
  • Imagine Cup Earth: concurso creado por Microsoft y la NASA, destinado a estudiantes de 6 a 18 años, los cuáles crearán proyectos de ciencia relacionados con la tierra, como juegos, simulaciones o aplicaciones utilizando herramientas o lenguajes de programación tales como Kodu Game Lab, Project Sparks, HTML5, CSS, etc.
  • Games: concurso para estudiantes de 16 años en adelante, con el objeto de desarrollar videojuegos para navegador, computadores, smartphones y tablets. 
Todas estas iniciativas entre otras muchas que aquí no he presentado, creo que representan una gran oportunidad, ya que pueden promover un sentido crítico y  la existencia de un mayor interés por los problemas que afectan al mundo, además de fomentar habilidades, valores y desarrollar las competencias clave.